El mundo en mis manos

Nuestra filosofía de vida, a través de este hermoso texto

La vida es un instante que pasa y no vuelve. Comienza con un fresco amanecer; y como un atardecer sereno se nos va. De nosotros depende que el sol de nuestra vida, cuando se despida del cielo llamado “historia”, coloreé con hermosos colores su despedida. Colores que sean los recuerdos bonitos que guarden de nosotros las personas que vivieron a nuestro lado.

Libro de visitas

Cumple de nuestro amor colombianito

Lilypie - Personal pictureLilypie Kids Birthday tickers

Nuestro tesoro llanerito está con nosotros

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

Nuestro aniversario de boda: El más feliz lo hemos celebrado con Rafa en Bogotá

Daisypath - Personal pictureDaisypath Anniversary tickers

Advertencia a los que insultan

Advertimos a todos los simpáticos anónimos que nos insultan, que investigaremos la IP de donde proceden los comentarios y que tendrán pronto noticias nuestras. En la Red no existe nadie anónimo
Recordamos que la libertad de expresión acaba cuando se hiere el honor de la persona.

lunes, 10 de septiembre de 2007

Menús en la visita de mi hermano

Mi hermano ha estado una semana con nosotros.

Y le he querido obsequiar con comidas que me gustan y sabía que le gustaban.

Todos estos platos están ya expuestos en anteriores entradas, así que no explicaré cómo se hacen.








Mi filosofía culinaria es la sencillez con ingredientes baratos y al alcance de todos.














Asi mismo, el color de los ingredientes tiene mucha importancia.

Se dice que se come con los ojos. Gran verdad







El contraste en la boca de sabores y texturas es muy importante también


Me gusta que encontremos partes crujientes y partes blanditas en contacto con el paladar









Las combinaciones entre verdura y carne o pescado me parecen fantásticas.













Soy una apasionada de los espárragos y las olivas.











Lo que más me gusta es ver a la gente no decir nada y comer.
Oveja que bala, bocado que pierde.

La cara de mis comensales es la mejor recompensa.

Espero que os haya gustado tanto como a mi hermano

La maldición de Eva

Volviendo a los viejos tiempos, en que escribir me servía para aprobar Lengua, me he decidido a poner algunas de mis reflexiones. Van apareciendo según ellas quieren, así que se irán espaciando.

Comienzo con la Maldición de Eva, llamada menstruación, periodo, regla, "eso".

Hace tiempo me contaron un chiste que hablaba de ello.

En el tiempo de Adán y Eva, como Adán comió del fruto prohibido, Dios los castigó. Dijo Dios:

-"Tú, Adán, por comer del fruto prohibido te condeno a ganarte el pan con el sudor de tu frente"
-"Y a Tú, Eva, lo pagarás con sangre.......pero en cómodos plazos"

Curioso este asunto de la menstruación.
En épocas antiguas, ( y no tan antiguas) se consideraba a la mujer que estaba impura y se la alejaba del grupo.

En tiempo de mi abuela, aún se conservaban ciertos mitos. Las mujeres con la regla no se podía bañar. También no se podía hacer mayonesa, porque se cortaba.

La explicación acerca de la higiene.... no la encuentro. Quizá porque vieron que bajo el agua, se corta la regla y pensaron que eso no debía de ser bueno porque se estancaría la sangre y se montaría un zapatiesto de la pera.
Lo de la mayonesa...pues es porque con la menstruación se sube media décima la temperatura del cuerpo. Y, claro, esto afectaría a la mano que bate la mayonesa. Con la minipimer se solucionó el asunto.
Pero en las peluquerías, antes, no te podías hacer la permanente porque se te bajaba. No sé si ahora, con los nuevos productos sigue igual.

Lo cierto es que la regla ha estado envuelta de secretismo. Era una cosa de mujeres, sucia y vergonzosa.
Por supuesto, nadie debía de notar nada.
Si teníamos las molestias típicas de la regla (dolor abdominal, dolor de espalda etc) teníamos que decir que nos encontrábamos mal a secas. Claro, a los niños esta explicación les sonaba a chino. Menuda enfermedad tan repentina, pensaban.

Y si teníamos el síndrome premenstrual, claro, las mujeres somos unas histéricas, y nos imaginábamos las cosas.

Total, que hemos llegado al SXXI y con la liberación, ya hablamos de lo jodidas que estamos con la regla. Te dicen los médicos que la regla te protege de una jartá de cosas. Pero cuando andas con la barriga hinchada, con los riñones al Jerez y con una depre potente.......haces cuentas. Y a mi, no me salen. Debe de ser que lo mío no son las Mates.

Con el asunto del destape de la menstruación (mi abuela le llamaba el período), ocurre que algunos hombres se encuentran parlanchines. Han oído que las mujeres nos ponemos nerviosas y tal. Y ocurre que cuando te ven cabreada, te preguntan si te va a venir la regla.
A mi, semejantes comentarios me sientan cual patada en los ovarios (o huevos, que no por ser internos no son huevos). Porque si cada vez que me cabreo es porque tengo la regla.....pues demasiadas reglas tengo, caramba.

Y ahora lo bonito que sale en la tele en los anuncios de compresas y tampones. Las niñas pegando botes en la playa, sobre fondo azul cielo. Parece que tener la regla es lo más fantástico que te ha podido ocurrir en tu vida. Los hombres tienen que envidiarnos.
Y las compresas con alas, qué guay, así, no se menean de tus bragas (braguita queda más fisno, pero de toda la vida se ha dicho bragas; jamás se me ocurre decir calzoncillitos).
Y fina y segura. Compresas planas, compresas plegables, compresas de noche...

A mi lo de las alas pues no sé. No consigo que se pegue en condiciones, y acaba hecho todo un hermoso churro malagueño.

Y tanta alegría reglil no la entiendo. Para mi, la regla es un incordio macanudo. Estoy 5 días de media desangrándome cual cerdo cuando lo degüellan. Y una semana antes, se me hincha la barriga (ideal para la playa), o los pezones se me ponen erectos y duelen, o los riñones al Jerez, o incontinencia lloril....Muchos y variados síntomas que se presentan combinados de diferentes maneras.
Y la traca final, cuando viene la regla. Estoy pegajosa, pringosa, dolorida y fastidiada. No veo el color azul cielo por ningún lado, ni se me ocurre pegar botes por la playa con vestidos blancos etéreos.

En fin, si algo envidio a los hombres, es que no tienen regla.
Un saludo