El mundo en mis manos

Nuestra filosofía de vida, a través de este hermoso texto

La vida es un instante que pasa y no vuelve. Comienza con un fresco amanecer; y como un atardecer sereno se nos va. De nosotros depende que el sol de nuestra vida, cuando se despida del cielo llamado “historia”, coloreé con hermosos colores su despedida. Colores que sean los recuerdos bonitos que guarden de nosotros las personas que vivieron a nuestro lado.

Libro de visitas

Cumple de nuestro amor colombianito

Lilypie - Personal pictureLilypie Kids Birthday tickers

Nuestro tesoro llanerito está con nosotros

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

Nuestro aniversario de boda: El más feliz lo hemos celebrado con Rafa en Bogotá

Daisypath - Personal pictureDaisypath Anniversary tickers

Advertencia a los que insultan

Advertimos a todos los simpáticos anónimos que nos insultan, que investigaremos la IP de donde proceden los comentarios y que tendrán pronto noticias nuestras. En la Red no existe nadie anónimo
Recordamos que la libertad de expresión acaba cuando se hiere el honor de la persona.

martes, 9 de octubre de 2007

Museo del chocolate

Bueno, amigos:

Dejando aparte los problemas pecuniarios, os dejo estas cosillas del Museo del Chocolate.

Este museo pequeñito, está en Sueca (Valencia)

Se trata de las dependencias de una fábrica artesanal de chocolate.

Es un negocio familiar que aún hoy no ha sucumbido a la globalización.




Sus chocolates no tienen ni aditivos ni conservantes y están riquísimos. Además no son caros.

En estos folletos, si los ampliáis, veréis el museo, así como la historia del chocolate.









Aquí mi marido, el chocolatero mayor del reino, que disfrutó más que un gorrino en la basura.

Yo, aunque no soy chocolatera, soy curiosa y me lo pasé bomba.

Aparte, que el chocolate negro que se hace de modo natural, está superbueno.




Esta es la mesa de trabajo de esta fábrica.

Esos palos de chocolate, a mi marido le traen recuerdos de la infancia.

Ciertamente están superricos.

Compramos chocolate, claro está.

Y como estábamos de celebración
tardía de cumple....nos fuimos a comer una paella





Sueca es una de las cunas de la paella.

Casa Sebastià es un sitio muy bonito, en uno de los barrios de Sueca: Marenys de Barraquetes.









Nos zampamos una paella de órdago. Y no salió caro














En esta pareja de dos, obedecemos a la máxima: oveja que bala, bocao que pierde.

Y por eso, la foto no es de la paella, sino de la paella vacía, una vez puestos de ella hasta los topes.