El mundo en mis manos

Nuestra filosofía de vida, a través de este hermoso texto

La vida es un instante que pasa y no vuelve. Comienza con un fresco amanecer; y como un atardecer sereno se nos va. De nosotros depende que el sol de nuestra vida, cuando se despida del cielo llamado “historia”, coloreé con hermosos colores su despedida. Colores que sean los recuerdos bonitos que guarden de nosotros las personas que vivieron a nuestro lado.

Libro de visitas

Cumple de nuestro amor colombianito

Lilypie - Personal pictureLilypie Kids Birthday tickers

Nuestro tesoro llanerito está con nosotros

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

Nuestro aniversario de boda: El más feliz lo hemos celebrado con Rafa en Bogotá

Daisypath - Personal pictureDaisypath Anniversary tickers

Advertencia a los que insultan

Advertimos a todos los simpáticos anónimos que nos insultan, que investigaremos la IP de donde proceden los comentarios y que tendrán pronto noticias nuestras. En la Red no existe nadie anónimo
Recordamos que la libertad de expresión acaba cuando se hiere el honor de la persona.

miércoles, 24 de octubre de 2007

Mi perra Lola y sus cachorros

Bueno, amigos de animalitos:

Estas fotos son antiguas, pero son tan bonitas que las he puesto.

Ya conocéis a mi perra Lola y a su hija Ikatz.

Aquí véis a la Lola y a sus cachorros








Como véis, fueron 6, 3 de cada color. 4 machos y dos hembras.

Fué un parto larguísimo, que se prolongó desde las 4 de la tarde hasta las 2 de la mañana.






La Lola fue una madre ejemplar. Dejaba que cogiéramos los cachorros sin decir ni pío

Y cuando vino la veterinaria a cortarles el rabito a los bebés, tampoco se opuso en absoluto.

Eso sí, qué buena madre. Cómo se desvivía por sus cachorros.







Las hembras, que eran negras, las distinguíamos por lanitas de colores.

Ikatz es la de la lana verde. Nika, su hermana, lleva la lanita roja







Aquí véís esta foto imposible de hacer otra igual. No están hechas con cámaras digitales, y el que se estuvieran quietas fue un milagro.
















Con un mes de vida y tanto bicho suelto....era una locura, y empezamos a regalarlos.

A la hora de comer, enguarrinaban todo, y las meadas y cagadas estaban por doquier.







Dejamos bien colocados los cachorros en casas de amigos y conocidos.

Sólo dimos al perrito de la cesta a una gente que nos llamó y que vió el anuncio en Internet.
Y estos eran Carlos y Nuria, su hija. Vinieron......y desde entonces somos amigos.
El perrito se llamaba Aaron, y lamentablemente, murió atropellado.
Ahora, tienern un west higland whithe terrier que se llama Anselmo







A partir de ahora, las fotos son de la Ikatz, que es nuestra perra.

Creció una barbaridad, pero aún conserva la cara de plátano.















Ikatz siempre se ha tenido una vida de recogimiento. Cosa que veía, la recogía y la destrozaba.

Esto que véis son unas medias mías.

Corrieron la misma suerte la alfombrilla del baño.

Se ha corregido, pero es traviesa y si ve un calcetín o una braga o calzoncillo a tiro de boca, se lo lleva, y te lo puedes encontrar en cualquier sitio de la casa



Ikatz con un jersey mío viejo, y con cara de miedo ante el Furby.

Menos mal que era el antiguo. Si llega a ver el nuevo....








No le solemos dejar subir a la cama, pero estaba tan graciosa......










Aquí la véis, con la pinta de hippie suya característica

Parece que no ha roto un plato, pero se cargó los bajos del sofá y otras cosillas sin importancia.......


Ikatz se parece a su padre en los inmensos pámpanos que tiene, en su pelo, y en que frunce el morrete para dejarse querer y perdonar.

También es un perro cobarde a más no poder, y fantasma hasta decir basta. Ladra como una descosida, pero nada más.

Mimada....uffffff, y más creída que creída.

Muy obediente, muy simpática, muy todo. Es un perro que se hace querer.