El mundo en mis manos

Nuestra filosofía de vida, a través de este hermoso texto

La vida es un instante que pasa y no vuelve. Comienza con un fresco amanecer; y como un atardecer sereno se nos va. De nosotros depende que el sol de nuestra vida, cuando se despida del cielo llamado “historia”, coloreé con hermosos colores su despedida. Colores que sean los recuerdos bonitos que guarden de nosotros las personas que vivieron a nuestro lado.

Libro de visitas

Cumple de nuestro amor colombianito

Lilypie - Personal pictureLilypie Kids Birthday tickers

Nuestro tesoro llanerito está con nosotros

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

Nuestro aniversario de boda: El más feliz lo hemos celebrado con Rafa en Bogotá

Daisypath - Personal pictureDaisypath Anniversary tickers

Advertencia a los que insultan

Advertimos a todos los simpáticos anónimos que nos insultan, que investigaremos la IP de donde proceden los comentarios y que tendrán pronto noticias nuestras. En la Red no existe nadie anónimo
Recordamos que la libertad de expresión acaba cuando se hiere el honor de la persona.

martes, 1 de enero de 2008

Cielos diciembre

Ya hemos acabado el mes y el año.

Un año que se ha pasado volando, la verdad. Cuando una persona está a gusto con otra, el tiempo es fugaz y las horas son minutos.









También es cierto que las visicitudes ayudan mucho a que el tiempo corra: mi suegra siempre da quehaceres; unas veces sin querer y otras queriendo.










También tenemos unos amigos que están pasando por problemas, por culpa de la adicción a la droga de él.

Hemos tratado de ayudarles y seguimos en la tarea.








Hay cosas que no cambian, que forman parte de la rutina:
Sacar a los perros, cocinar, tejer, leer. Pero las cosas rutinarias también pueden hacerse extraordinarias si le ponemos ilusión y ganas









Siempre viene bien estar a solas para reflexionar. Muchas veces corremos tanto, que no vemos los pequeños detalles que hay alrrededor y que son lo que hace la vida agradable y placentera.










El estudio de Ciencias religiosas, este año me está haciendo reflexionar. Reflexionar sobre valores, conciencia, vicios y virtudes.











El estudio y el aprendizaje dura toda la vida. Nunca se es demasiado mayor para aprender.

Mento aquí a mi amiga Fedri, que después de jubilada está estudiando mosaicos (no me acuerdo del nombre técnico). O mi madre, que en paz descanse, que se sacó Magisterio junto con mi hermana mayor.






La curiosidad, la emoción, la ilusión no se pierden nunca. Cuando esto pasa, caemos en el pesimismo y en la depresión. Y sobretodo, en las personas mayores, con una tendencia a dejarse ir pendiente abajo hasta la muerte









Tenemos que ser niños. Niños de 40, 60 o 90 años.
No pretendamos llevar el mismo ritmo de vida que cuando éramos más jóvenes. Esto es un error, porque comparamos, y claro, el cuerpo no reacciona igual.









Cada momento da vida tiene una manera de vivirse. Siempre podremos hacer cosas que antes no hacíamos.

Sobretodo, reflexionar, y pensar, tomarse el tiempo con calma, caminar, pasear, beberse la vida en tragos cortos







Este año viejo se renueva y es año nuevo.

Año en que por fin se realizará nuestro sueño de ser padres.









Es la ilusión de este año.

La del año que viene......Dios dirá















Y....reír. Que es sano para el alma, para el cuerpo y para la piel.

No hay nada como reírse de uno mismo







¿Qué propósitos nos hemos hecho para este año?

Yo soy de recorrido corto. No miro a largo plazo. Quiero tener pronto a mi hijo, que nos vaya bien en Nutricare.

Sé que hay cosas que no cumpliré: dejar de decir tacos. Soy malhablada por vicio.






Un año más. Parece mentira, que llevemos tanto tiempo juntos. Vosotros, que me leéis y yo que sigo escribiendo. Es nuestra segunda navidad juntos











El año que viene, seremos uno más. Y aquí estaré yo para contároslo.

Feliz Año 2008

1 comentario:

Almudena dijo...

Feliz año nuevo,
espero que este año se cumpla por fín vuestro sueño, va a ser vuestra aventura más maravillosa.
Un beso fuerte.