El mundo en mis manos

Nuestra filosofía de vida, a través de este hermoso texto

La vida es un instante que pasa y no vuelve. Comienza con un fresco amanecer; y como un atardecer sereno se nos va. De nosotros depende que el sol de nuestra vida, cuando se despida del cielo llamado “historia”, coloreé con hermosos colores su despedida. Colores que sean los recuerdos bonitos que guarden de nosotros las personas que vivieron a nuestro lado.

Libro de visitas

Cumple de nuestro amor colombianito

Lilypie - Personal pictureLilypie Kids Birthday tickers

Nuestro tesoro llanerito está con nosotros

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

Nuestro aniversario de boda: El más feliz lo hemos celebrado con Rafa en Bogotá

Daisypath - Personal pictureDaisypath Anniversary tickers

Advertencia a los que insultan

Advertimos a todos los simpáticos anónimos que nos insultan, que investigaremos la IP de donde proceden los comentarios y que tendrán pronto noticias nuestras. En la Red no existe nadie anónimo
Recordamos que la libertad de expresión acaba cuando se hiere el honor de la persona.

martes, 28 de octubre de 2008

Patatas asadas con salmón y panga

Llevo mucho tiempo sin poner recetas.

No es que no coma, sino que no tengo mucho tiempo para hacer fotos.

Os prometo una tanda buena, sobretodo si me sale el invento que estoy haciendo hoy.

Estas patatas asadas son una buena opción.

He puesto salmón troceado y panga. Los he rehogado para eliminar el agua y los he puesto dentro de las patatas vaciadas


Encima, he puesto un langostino crudo pelado, y una ramita de perejil.

He frito bien bien las cabezas de langostino. Las he retirdado
Añado espárrago bien finito, cebolla y ajo tierno. Pocho todo bien.
Hacemos una bechamel añadiendo una cucharada de harina y leche

Cubrimos las patatas y la fuente, ponemos más ramitas de perejil, que le dan sabor y color

En las pescaderías siempre te dan perejil como para matar a todos los loros del mundo, y hay que aprovechar.
Gratinamos, y listo

7 comentarios:

Paloma dijo...

Ummmmm! que buena pinta, con la patata que has vaciado que has hecho?

Anónimo dijo...

Sinceramente no se como puedes comer eso... yo tendría anorexia si tuviera que comer eso

M.Carmen dijo...

He vaciado las patatas y las he rellenado con el pescado.

Anónimo: si no te gusta el pescado, pues es tu problema. Se elimina uno de los alimentos más sanos que existen. El Omega 3 te suena de algo?

Ines dijo...

Al anónimo; eres gilipollas la anorexia la debes de tener en el cerebro mamerto.

Tiene muy buena pinta, y mira Carmen yo hago mucho patatas rellenas, pero normalmente de carne guisada, un día te cuelgo mi receta con fotuki, alguna vez las he hecho de bonito, pero nunca de salmón, y así con la bechamel que buena pinta mmmm. Además es una comida muy sana, que rico tiene que estar.

Ines

M.Carmen dijo...

Pues de bonito (imagino que de lata) aún no las he hecho. Seguro que están buenísimas.

Las patatas asadas nos encantan a todos.

Yo creo que las he rellenado de tropecientas cosas, la verdad. Tendría que mirar el archivo del blog.

Al Anónimo le he admitido el comentario porque no me ha insultado. Y su comentario me indica que hay gente muy masoquista.

Veamos: no te gusta el blog, pero entras, y te molestas en poner un comentario. Eso es afición.

De todos modos, la estupidez de la anorexia, imagino que a las pobres que tienen anorexia les hará nula gracia.

Ines dijo...

Ya te digo tesoro, tienes toda la razón de hecho me estoy arrepintiendo de haberle llamado gili... así que pido perdón, no era mi intención ofender a nadie, pero vamos me mantengo en que no es muy normal entrar a faltar, si no te gusta cállate la boquita.

Por cierto hice los nidos de huevos, oye ríquisimos, lo voy a incluir en mi recetario, además es muy vistoso.

Ines

M.Carmen dijo...

No es cuestión de insultar, Inés.
Si le llamas gili es que lo es. No es politicamente correcto, pero...a mi me da igual.

Donde las dan, las toman, que dice un viejo adagio popular.

Yo ya lo pensaba, que te conste, y cosas peores, pero no merece la pena gastar pensamiento en tonterías.

Si te arrepientes, pues vas al Jefe y se lo cuentas. Yo desde aquí te absolvo (qué difícil palabra)