El mundo en mis manos

Nuestra filosofía de vida, a través de este hermoso texto

La vida es un instante que pasa y no vuelve. Comienza con un fresco amanecer; y como un atardecer sereno se nos va. De nosotros depende que el sol de nuestra vida, cuando se despida del cielo llamado “historia”, coloreé con hermosos colores su despedida. Colores que sean los recuerdos bonitos que guarden de nosotros las personas que vivieron a nuestro lado.

Libro de visitas

Cumple de nuestro amor colombianito

Lilypie - Personal pictureLilypie Kids Birthday tickers

Nuestro tesoro llanerito está con nosotros

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

Nuestro aniversario de boda: El más feliz lo hemos celebrado con Rafa en Bogotá

Daisypath - Personal pictureDaisypath Anniversary tickers

Advertencia a los que insultan

Advertimos a todos los simpáticos anónimos que nos insultan, que investigaremos la IP de donde proceden los comentarios y que tendrán pronto noticias nuestras. En la Red no existe nadie anónimo
Recordamos que la libertad de expresión acaba cuando se hiere el honor de la persona.

martes, 10 de febrero de 2009

Parábolas

Había una vez un cocinero que, a lo largo de años, había inventado recetas.

Decidió publicar un libro. Lo hizo, y sacó buenos beneficios.

Uno de los compradores era cocinero también. Hojeando el libro vio recetas que le vinieron bien y las añadió a la carta de su restaurante.

Algunos envidiosos dijeron:

¿Es que no tiene recetas propias y tiene que poner las de los demás?

¿Se cree que es buen cocinero?

Pues sus recetas son malísimas

¡Qué cara más dura tiene! ¡Poner recetas que no son suyas!


Segunda parábola:


Había una vez una persona que tejía bien. Con lo que tejia, publicó un libro.

Muchos lo compraron y sacó buenos beneficios

Una tejedora que lo compró, lo hojeó y ojeó y decidió añadir algunos diseños a su lista de cosas que podían encargarle.

Salieron gente envidiosa y decían:

¿Es que no tiene diseños propios que tiene que tejer los de los demás?

¿Se cree que es buena tejedora?

Sus diseños son feísimos

¡Qué cara más dura tiene! ¡Tejer cosas que no son suyas!

Tercera parábola:

Había un hombre bueno sabio que siempre ayudaba a todos los que iban a su casa. Venían de todo el mundo y el hombre aconsejaba, ayudaba. Todo el mundo le decía que era bueno.

Un buen día, el hombre tuvo problemas económicos y entonces, pidió a los que quisieran que le dieran una moneda.

Entonces algunos egoístas empezaron a decir:

¡Què cara más dura tiene! Mira que pedir una moneda...
Se piensa que es buen médico
¡Qué decepción! Yo pensaba que era bueno, y ahora es un pesetero..

En las 3 parábolas, los envidiosos, los egoístas en su vida normal se descargaban música y películas de Internet gratis.
Asi mismo, cuando una dependiente les daba la vuelta mal, y les daba más dinero, no decían nada de nada.



El que tenga oídos, que entienda

3 comentarios:

R.M dijo...

Aysss pasando de todo, M. Carmen. Oidos sordos a palabras necias. Tu sigue haciendolo tan bien, tejiendo cosas tan maravillos y el ke diga... es ke no tiene nada ke hacer, jeje.

Aún no he puesto la entrada en mi blog, espero ke pase la tormenta esta del copyright, aunque ya comprendí que no vendes, pero ke no te importa hacer favores y crear para otros prendas tan preciosas. Así lo reflejare.

Besos

Ines dijo...

Toma castaña, eres la monda cielo, y con parábolas, muy bien.... OLE por mi niña.

Mejor no se podía contar.

Muaaaac

Si es que como nos gusta hablar y criticar, sobre todo los que mas hablan son los que tienen la viga mas gorda en el ojo

Pero lo dicho que la envidia es mu mu mala, niña.

Y vosotros sois buenos, generosos y ademas artistas, así que la envidia corroe a unos cuantos (poquitos..., así que no les deis mas vueltas) que sois estupendos.

Besinos para los tres, que tu Juan tan bien se lo merece.

Ines

Sagra dijo...

M.Carmen sabes cuál es la peor patada que puedes dar?? La indiferencia! A todos esos anónimos, a la gente que insulta... no malgastes más entradas en ellos, la gente que le interesa tu blog sigue viéndolo, los demás pasarán de largo, ya se cansarán, en cuanto dejes de echarles cuenta. Un beso fuerte!