El mundo en mis manos

Nuestra filosofía de vida, a través de este hermoso texto

La vida es un instante que pasa y no vuelve. Comienza con un fresco amanecer; y como un atardecer sereno se nos va. De nosotros depende que el sol de nuestra vida, cuando se despida del cielo llamado “historia”, coloreé con hermosos colores su despedida. Colores que sean los recuerdos bonitos que guarden de nosotros las personas que vivieron a nuestro lado.

Libro de visitas

Cumple de nuestro amor colombianito

Lilypie - Personal pictureLilypie Kids Birthday tickers

Nuestro tesoro llanerito está con nosotros

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

Nuestro aniversario de boda: El más feliz lo hemos celebrado con Rafa en Bogotá

Daisypath - Personal pictureDaisypath Anniversary tickers

Advertencia a los que insultan

Advertimos a todos los simpáticos anónimos que nos insultan, que investigaremos la IP de donde proceden los comentarios y que tendrán pronto noticias nuestras. En la Red no existe nadie anónimo
Recordamos que la libertad de expresión acaba cuando se hiere el honor de la persona.

sábado, 5 de septiembre de 2009

atún con bacón

Esta receta la he cogido del recetario que viene acompañando los Solomillos Campos.


Marcamos unos lomos de atún y los colocamos en una fuente previamente engrasada














Picamos unas lonchas de bacón ahumado, y las freímos.

Ponemos por encima














Hacemos una bechamel y cubrimos.


Espolvoreamos con queso rallado, y a gratinar





Este es el plato, con el queso aún no gratinado.

Estuve ayer con un ataque de asma y tuve que ir al médico a que me dieran algo. Por eso no dio tiempo.

Un saludo

2 comentarios:

Ines dijo...

Me encanta el bonito, bufff en todas sus versiones pero mira este plato nunca lo había visto, me encanta a la plancha, también con tomate, marmitako... hasta en lata que rico por Diosssss.

¿Como te encuentras del asma?

Besines guapa.

M.Carmen dijo...

Gracias.
Ayer y hoy ha llovido y se ha llevado por delante toda la mugre del aire.

Ha sido mano de santo, la verdad