El mundo en mis manos

Nuestra filosofía de vida, a través de este hermoso texto

La vida es un instante que pasa y no vuelve. Comienza con un fresco amanecer; y como un atardecer sereno se nos va. De nosotros depende que el sol de nuestra vida, cuando se despida del cielo llamado “historia”, coloreé con hermosos colores su despedida. Colores que sean los recuerdos bonitos que guarden de nosotros las personas que vivieron a nuestro lado.

Libro de visitas

Cumple de nuestro amor colombianito

Lilypie - Personal pictureLilypie Kids Birthday tickers

Nuestro tesoro llanerito está con nosotros

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

Nuestro aniversario de boda: El más feliz lo hemos celebrado con Rafa en Bogotá

Daisypath - Personal pictureDaisypath Anniversary tickers

Advertencia a los que insultan

Advertimos a todos los simpáticos anónimos que nos insultan, que investigaremos la IP de donde proceden los comentarios y que tendrán pronto noticias nuestras. En la Red no existe nadie anónimo
Recordamos que la libertad de expresión acaba cuando se hiere el honor de la persona.

jueves, 21 de enero de 2010

Cuestiones espinosas

Esta preciosidad es un cactus llamado asiento de suegra.
Está claro que las suegras no tienen buena propaganda por ningún sitio.

Pincha mucho, al igual que muchas cosas que hieren actualmente.

El terrmoto de Haití es un ejemplo de hipocresía humana.
Nadie se ha preocupado por ese país, por sus infraestructuras ni por la gente que moría de hambre sin los más mínimos cuidados.


Para colmo, los campesinos se empobrecieron al poner el precio libre y entrar a saco al mercado haitianoel mercado estadounidense.

Y ahora, vienen las lágrimas y la falsa compasión.
A menudas horas, mangas verdes, que se dice.

A veces la gente se olvida de que Haití y Santo Domingo son una misma isla.

Y también que en esa mismísima zona sísmica, se han producido terremotos tan o más fuertes que el de Haití.
Pero, como se han tomado las debidas precauciones, los daños no han sido ni mucho menos tan desastrosos como en Haití.
Ahora vienen los americanos, en plan peli, a poner orden. Que digo yo que han estado muy calladitos viendo como Haití se descomponía con un gobierno que no gobierna y con una policía corrupta. Que les venía muy bien a sus intereses.

Lo malo de esto, es que ya ver montones de muertos por todas partes, ni me emociona. Tanta barbaridad satura.
Y hasta mi eurito de solidaridad me parece un tapamierdas estupendo, que anestesia mi alma.

En fin, ójala que esto haya servido para algo. Que lo pongo en duda, y vendrán más terremotos o tusnamis, o reventará un volcan y depende de dónde sea, habrá muchos muertos o ninguno.
Hasta en estas cosas el dinero importa

2 comentarios:

Ines dijo...

Es muy gracioso lo del nombre del cactus, Ay lo de Haití si que es un drama, mira el viernes pasado el trabajo que hicimos con los críos de postcomunión, fue precisamente sobre Haití, que les parecía, porqué ocurrían estas cosas en países como Haití y si ocurrían en otros sitios, llegué a la conclusión que los niños tienen mas voluntad que los mayores, y que debiéramos ver el mundo con ojos de niños y actuar como lo haría un niño en muchas muchas ocasiones.

Anónimo dijo...

Siempre la misma história con los americanos. Tengo que decirte que ni ellos ni NADIE, han hecho nada por esta gente durante décadas. Quizá entonces deberíamos incluirnos todos en el mismo saco, nosotros los primeros.

Luz