El mundo en mis manos

Nuestra filosofía de vida, a través de este hermoso texto

La vida es un instante que pasa y no vuelve. Comienza con un fresco amanecer; y como un atardecer sereno se nos va. De nosotros depende que el sol de nuestra vida, cuando se despida del cielo llamado “historia”, coloreé con hermosos colores su despedida. Colores que sean los recuerdos bonitos que guarden de nosotros las personas que vivieron a nuestro lado.

Libro de visitas

Cumple de nuestro amor colombianito

Lilypie - Personal pictureLilypie Kids Birthday tickers

Nuestro tesoro llanerito está con nosotros

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

Nuestro aniversario de boda: El más feliz lo hemos celebrado con Rafa en Bogotá

Daisypath - Personal pictureDaisypath Anniversary tickers

Advertencia a los que insultan

Advertimos a todos los simpáticos anónimos que nos insultan, que investigaremos la IP de donde proceden los comentarios y que tendrán pronto noticias nuestras. En la Red no existe nadie anónimo
Recordamos que la libertad de expresión acaba cuando se hiere el honor de la persona.

martes, 6 de abril de 2010

Torrijas: sabor de la infancia


Ayer hice torrijas, este postre tan típico español de Semana Santa.

Las hice de la manera de siempre. Saben a canela y a azúcar por una parte, y saben a recuerdos de la niñez.

Mi madre hacía dos fuentes inmensas de torrijas, unas con canela y otras sin ella. Eramos muchos hermanos, y también se apuntaban los amigos.

Por eso me ha gustado hacerlas como siempre: rebanada de pan empapada en leche, rebozada en huevo.
Se escurre en papel absorbente el aceite y se les echa azúcar y canela. ¡Qué recuerdos!

Ahora yo he visto en la tele que la gente las hace con pan de molde, que les echa nata en lugar de leche, etc etc. Posiblemente estén más ricas, pero les faltará el sabor de la niñez.

Ese sabor que nos retrotrae a tiempos de alegría, de libertad inconsciente, de esas pequeñas cosas que llenan nuestros recuerdos de calmada nostalgia.

Recuerdo también la fuente de arroz con leche que hacía mi madre. Mi madre no cocinaba más que los domingos y en Semana Santa haciendo estos postres.
Desgraciadamente, a mí el arroz con leche no me sale nada bien.

Y también me acuerdo de que mi madre, que era de Madrid, nos contaba lo de las rosquillas tontas y listas, que estaban ensartadas en ramas. En Arkotxa, en el Via Crucis que hace este barrio de Galdakao, también las vi. Seguramente porque es un barrio obrero donde hay mucha gente de fuera.

¡Qué bonitas son las tradiciones! Estas tradiciones que dan calor a nuestra vida y que trasmitiremos a nuestros hijos y éstos a los suyos. Es un vínculo que nos une con el pasado y con el futuro y que hace que nosotros, después de nuestro paso por la vida, sigamos dejando algo de nosotros que pervivirá para siempre.

Esta entrada está dedicada a todas las mamis y abuelas que siguen siendo motor de transimisión de cultura