El mundo en mis manos

Nuestra filosofía de vida, a través de este hermoso texto

La vida es un instante que pasa y no vuelve. Comienza con un fresco amanecer; y como un atardecer sereno se nos va. De nosotros depende que el sol de nuestra vida, cuando se despida del cielo llamado “historia”, coloreé con hermosos colores su despedida. Colores que sean los recuerdos bonitos que guarden de nosotros las personas que vivieron a nuestro lado.

Libro de visitas

Cumple de nuestro amor colombianito

Lilypie - Personal pictureLilypie Kids Birthday tickers

Nuestro tesoro llanerito está con nosotros

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

Nuestro aniversario de boda: El más feliz lo hemos celebrado con Rafa en Bogotá

Daisypath - Personal pictureDaisypath Anniversary tickers

Advertencia a los que insultan

Advertimos a todos los simpáticos anónimos que nos insultan, que investigaremos la IP de donde proceden los comentarios y que tendrán pronto noticias nuestras. En la Red no existe nadie anónimo
Recordamos que la libertad de expresión acaba cuando se hiere el honor de la persona.

viernes, 30 de abril de 2010

virus intestinal

Pues si. Ayer me acosté cansada y a eso de las dos de la mañana (los virus son trasnochadores, por lo que se ve), noté un frío intenso.
Como estaba medio dormida, pensé en la bajada de temperaturas que habían pronosticado.

La cosa fue a peor, y me decidí a ponerme los calcetines más gruesos. Y de paso, desperté a a mi marido. Este me dijo que hacía calor y no frío.

Claro que mi cuerpo no opinaba lo mismo y me castañeteaban los dientes y tenía una tiritona bestial.

Y por otra parte, para alegrar más la noche, mi estómago se descompuso.

Así que me levanté y me encontré en una disyuntiva: me estaba haciendo pis de manera brutal, y por otra parte, tenía ganas de vomitar.

El esfuerzo de vomitar habría ocasionado inundaciones del baño, así que opté por primero vaciar la vejiga y segundo, vaciar mi pobre estómago. Digo pobre porque no había cenado y tenía solamente leche. Mi señor marido se había levantado ya por si me daba un jamacuco y me caía redonda. No fue así.

Me volví a la cama, con unos escalofríos y con la mismísima tiritona. Me pegué a mi marido, que es un calefacción estupenda.
Y pasó que del frío pasé a la sudada del año. ¡Qué alegría de noche!

Y por supuesto, mi organismo trataba de eliminar los viruses esos, haciéndome despertar cada dos por tres para ir al baño.

Me he levantado como si me hubiese pasado un trailer por encima. Por si las moscas, he tomado leche calentita, con mucho cuidado.

Y lo que ha pasado es que mi organismo ha seguido itentando eliminar los viruses, vía rectal. O sea, toca diarrea.

A Dios gracias sean dadas, Rafa está de excursión con el cole todo el día. Porque tengo un cuerpo bateado.

Y como estoy cansada como una burra, no tengo ganas de hacer nada. Ni punto ni coma. Y la comida, tampoco.

Como aún tengo una neurona sin cansar, me he acordado que el médico, el día de mi ataque de astenia, me dijo que había epidemia de virus intestinal.

Ya me he dado cuenta en carne propia. Me cachis la mar, qué nochecita me han pegado los bichejos esos. Que digo yo, que podían respetar el sueño de la gente. Y yo, encima con cargo de conciencia, porque mi marido tampoco es que haya dormido mucho, con tanto trajín nocturno.

Total que el top tendrá que esperarse hasta que mi cuerpo serrano se recupere.

Y desde aquí un besazo a Inma por su nenita recién nacida
Y desde aquí un fuerte abrazo a Inés porque su madre ha muerto. Requiescat In Pacem