El mundo en mis manos

Nuestra filosofía de vida, a través de este hermoso texto

La vida es un instante que pasa y no vuelve. Comienza con un fresco amanecer; y como un atardecer sereno se nos va. De nosotros depende que el sol de nuestra vida, cuando se despida del cielo llamado “historia”, coloreé con hermosos colores su despedida. Colores que sean los recuerdos bonitos que guarden de nosotros las personas que vivieron a nuestro lado.

Libro de visitas

Cumple de nuestro amor colombianito

Lilypie - Personal pictureLilypie Kids Birthday tickers

Nuestro tesoro llanerito está con nosotros

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

Nuestro aniversario de boda: El más feliz lo hemos celebrado con Rafa en Bogotá

Daisypath - Personal pictureDaisypath Anniversary tickers

Advertencia a los que insultan

Advertimos a todos los simpáticos anónimos que nos insultan, que investigaremos la IP de donde proceden los comentarios y que tendrán pronto noticias nuestras. En la Red no existe nadie anónimo
Recordamos que la libertad de expresión acaba cuando se hiere el honor de la persona.

lunes, 14 de febrero de 2011

cena de San Valentín: solomilo en salsa de setas y copa de los enamorados






 Ayer celebramos la cena de San Valentín.

Puse un solomilo en salsa de setas.

Pochamos una cebolla, añadimos las setas, chorretón de vino blanco, dos bricks pequeñitos de nata, y dejamos reducir.

Trituramos todo y reservamos.

Aparte, salpimentamos unas rodajas de solomillo y enharinamos con sopa de cebolla de sobre
Colocamos encima de la salsa y damos un toque de calor, hasta que estén a gusto de los comensales.

Mi marido se chupó los dedos.

Este plato es una variación de uno que hice hace tiempo.


Esta es la Copa de Enamorados, un invento mío.

Primero, escaldamos en agua con abundante azúcar unas ciruelas (yo he cogido 5 rojas y otras tantas amarillas).
Retiramos pieles y cortamos. en trozos. Echamos de nuevo los trozos al fuego y dejamos cocer media hora, hasta que esté espeso todo.
Con unas varillas, removemos todo, para dejar consistencia grumosa pero sin trozos grandes

Esta es la primera capa de la copa.

La segunda, que véis, es de yogur natural sin azúcar, batido al que añadimos trocitos de plátano

Completamos la vuelta con tiras de plátano frito.

Se fríe el plátano en mantequilla con un poco de aceite

Trituramos un paquete pequeño de fresas, menos un par de ellas que hemos reservado. Añadimos azúcar.

Esta es la siguiente capa


Montamos un brick pequeño de nata. Es la siguiente capa


Por último, mezclamos la nata que ha sobrado con el puré de fresas que ha sobrado.

Es la última capa


Decoramos con sirope de chocolate, fresas cortadas en forma de corazón y azúcar glace

A mi marido lo que más le sorprendió fue la compota de ciruela, que estaba buenísima.

Hoy nos zamparemos el resto. Porque ha sobrado copa, claro. Y aún hay solomillo para comer. Esta vez Rafa participa.

¡Ah! ¿Qué me ha regalado mi marido a mí?

Pues como la imaginación no es lo suyo ¡qué vamos a hacer!, el otro día vi en Merkal unas zapatilas muy chulas y me las ha regalado.


Hoy acabaremos el día con una mousse en forma de corazón, que hacen estupendamente en la Panadería de al lado de casa. Y añadiré la foto a estas.

 Y aquí están los corazones de San Valentín prometidos

























Como véis, una mousse de fresas muy rica




















Un muy dulce San Valentín.




Te quiero, amor mío

Mitones de San Valentín: primera experiencia con 4 agujas

 He hecho mis primeros mitones y también es la primera vez que uso 4 agujas para tejerlos.

Los he tejido con la lana que Inés me envió por correo. Es merino y calentita


A escondidas, cogí un guante suyo para saber las medidas.


El diseño es sencillito y elástico

Y está súper contento con ellos, porque para conducir cuando hay frío, le vienen de lujo

Les puse un pespunte negro en el pulgar, para variar el color negro.

Me ha gustado mucho el restultado y repetiré con variaciones.

14 Febrero día de los enamorados: San Valentín

Dicen de San Valentín, que era un obispo que casaba a matrimonios en secreto, en época de las persecuciones de los romanos a los cristianos.

Es una fiesta que le pasa lo mismo que a las Navidades: la gente la rechaza por consumista. Y que yo, por llevar la contraria, la acepto como lo que es: una fiesta al amor.

Consumista es el que se deja vencer por la cantidad de estímulos que incitan a la compra. Pero yo ya estoy vacunada de corazones y demás, y hago lo que a mi me gusta: un detalle especial, inesperado, algo que no se le ha ocurrido a mi pareja.

El amor es así: hay que regarlo todos los días con cariño, comprensión, humor, compañerismo, sorpresas, silencios, paz, felicidad.
Y no estoy hablando de sexo, porque el sexo en el amor es secundario. El atractivo físico es pasajero, y el subidón de hormonas, también.

Cuando comienza el amor, el sexo es algo a lo que en la mente de cada uno, le pone un color distinto.
Estas fantasías, cuando llega la realidad, no lo son tanto. Y con el tiempo, la fogosidad se va quedando en una cálida chimenea.

El resto del amor no es físico. Va mucho más allá de eso. Hombres más guapos que mi marido, seguro que los hay, y no hace falta ver a George Clooney, no señor. Pero el amor consiste en que por mucho tío bueno macizo fiu fiu que vea, por mucho hombre con conversación, amable y demás que vea, ninguno, se puede comparar con mi marido. Todos al compararlos salen perdiendo por goleada.

No es que no vea defectos a mi marido. Que el amor no es tan ciego, caramba. No es eso, sino que sus defectos se minimizan a favor de sus inmensas virtudes. Es como un día de verano, que uno no ve las nubecillas y sólo el sol. Incluso las nubecillas tienen su encanto.

Para mì el amor son los paseos por los huertos, los bocatas de Fallas en el Antiguo Hospital, los ratos sentados al sol (esto es Valencia, tiera de luz y de calor), los restaurantes que hemos ido. Tantas y tantas cosas que tejen un inmenso corazón de recuerdos, que sigue tejiéndose con retales maravillosos.

El amor es compartir; lo bueno y lo malo. Sin tristezas no hay alegrías. Precisamente en los momentos malos, en las crisis, es cuando se demuestra el amor. Porque el ser humano es egoísta por naturaleza y busca su propio bienestar. No le apetece sufrir. Pero cuando nos enamoramos, la desgracia del otro es nuestra desgracia.

Dice la Biblia que Eva fue tomada de una costilla de Adán. La historia nos dice que los hombres y mujeres somos distintos y complementarios. Cuando dormimos, dormimos costilla con costilla.  Somos una sola persona. Respiramos el mismo aire, compartimos algo que va mucho más allá de cosas físicas.

San Juan de la Cruz dijo sobre el amor: Al atardecer de la vida, se os examinará del amor.

¿Cuánto amor hemos dado?

Pues eso, a aplicarse mucho y a amar hasta el infinito

Feliz Dia de los enamorados