El mundo en mis manos

Nuestra filosofía de vida, a través de este hermoso texto

La vida es un instante que pasa y no vuelve. Comienza con un fresco amanecer; y como un atardecer sereno se nos va. De nosotros depende que el sol de nuestra vida, cuando se despida del cielo llamado “historia”, coloreé con hermosos colores su despedida. Colores que sean los recuerdos bonitos que guarden de nosotros las personas que vivieron a nuestro lado.

Libro de visitas

Cumple de nuestro amor colombianito

Lilypie - Personal pictureLilypie Kids Birthday tickers

Nuestro tesoro llanerito está con nosotros

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

Nuestro aniversario de boda: El más feliz lo hemos celebrado con Rafa en Bogotá

Daisypath - Personal pictureDaisypath Anniversary tickers

Advertencia a los que insultan

Advertimos a todos los simpáticos anónimos que nos insultan, que investigaremos la IP de donde proceden los comentarios y que tendrán pronto noticias nuestras. En la Red no existe nadie anónimo
Recordamos que la libertad de expresión acaba cuando se hiere el honor de la persona.

lunes, 1 de agosto de 2011

Bolero español

Este bolero lleva como nombre original 119-21 bolero with lace, de Drop Design. Pero yo lo he llamado bolero español, por el color rojo (ravelry red de malabrigo sock), que, en contraste con el negro, dan el carácter español: rojo y negro.
















La diferencia con el blanco, aparte del punto, que es distinto (un sencillo doble menguado con hebras a ambos lados, alternando con 3 puntos derecho), es que tiene mangas, que se hacen aumentando puntos.










Aparte, en este bolero, el elástico se recoge al final, tejiendo todo en redondo, y, además, va aumentado para darle este matiz de abanico












Es otro estilo de bolero, que también me ha encantado hacer















Aquí, sobre la mesa de mi terraza, contraste blanco y rojo











Detalle del calado















Y aquí los dos boleros juntos

¿cuál os gusta más?

De nuevo Ratoncito Pérez ¡Santa Inocencia!

A Rafa desde hacía unos cuantos meses, se le movían los incisivos superiores. Este viernes, fuimos a la odontopediatra y nos dijo que era normal.

La naturaleza, dedica un tiempo a mover los dientes, y otro, a fabricar muelas. Ya tiene las definitivas, cosa rara en un niño de 6 años.

Así volvimos, y anteayer mis dos hombres se pusieron a jugar a la Play Station. De pronto, ohí berridos de mi hijo. Me acerco, y tenía toda la boca llena de sangre. Después de enjuagarse, todo quedó así.

Cuando pude enterarme sin gritos de qué había pasado, me lo contó mi marido. Rafa tiene la costumbre de pegarle puñetazos en el brazo cuando gana. Y eso es lo que quiso hacer mi marido con él, con la mala suerte de que Rafa se giró y el puño aterrizó sobre su boca. Aceleró lo que la Naturaleza había aparcado de momento.

Ayer ya anduvo Rafa otra vez andándose en el diente más movido, y por la noche, ya estaba fuera. Sin tiempo de Ratoncito Pérez.

Esta mañana, ha venido y me ha dicho que la Rateta no había venido. Yo le he dicho que es que por la noche no trabaja (encargos de última hora, va a ser que no).

Como teníamos que ir a la ferretería, le hemos comprado una hucha de barro de cerdito, de las de siempre. Yo he escrito una carta en la que decía, haciéndome pasar por el Ratoncito Pérez, que estaba de vacaciones en Mouseisland.
Le he contado que, como ya era mayor, pues que a partir de ahora, recibiría el dinero. Y que para empezar estaba la hucha.
Como postdata, le he dicho que se lo pase bien en Dinópolis con su tío Patxi y que le de recuerdos de su parte.

He dibujado un Ratoncito Pérez tomándose un aperitivo en la playa.

En la hucha, he pegado con celo una moneda de 1 euro.

Ahora, viene la siguiente parte del plan:

He atado con un cordel la carta enrrollada, arrugada y rota por las esquinas, y la he colgado de la oreja del cerdo.
Luego, he abierto la ventana del cuarto de Rafa, y justo en la mesa de escritorio que daba a la ventana abierta, he colocado el cerdo.

Ahora tocaba buscar una escusa para que Rafa fuera al dormitorio: sencillo. Rafa tiene el dormitorio como una leonera.

Hemos ido los 3al dormitorio, a ordenar, y entre trasto y trasto, Rafa ha visto la hucha.

Se ha quedado encantado de la vida. Ha leído la carta, se ha quedado alucinado de que la Rata conociera a tío Patxi. Nosotros le hemos dicho que al tío Patxi también se le cayeron los dientes, y que por eso lo conoce, claro está.

Se me caía la baba a chorros, y mi marido tenía una carita.....

Estos son los buenos momentos, que quedarán grabados en la memoria para siempre.