El mundo en mis manos

Nuestra filosofía de vida, a través de este hermoso texto

La vida es un instante que pasa y no vuelve. Comienza con un fresco amanecer; y como un atardecer sereno se nos va. De nosotros depende que el sol de nuestra vida, cuando se despida del cielo llamado “historia”, coloreé con hermosos colores su despedida. Colores que sean los recuerdos bonitos que guarden de nosotros las personas que vivieron a nuestro lado.

Libro de visitas

Cumple de nuestro amor colombianito

Lilypie - Personal pictureLilypie Kids Birthday tickers

Nuestro tesoro llanerito está con nosotros

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

Nuestro aniversario de boda: El más feliz lo hemos celebrado con Rafa en Bogotá

Daisypath - Personal pictureDaisypath Anniversary tickers

Advertencia a los que insultan

Advertimos a todos los simpáticos anónimos que nos insultan, que investigaremos la IP de donde proceden los comentarios y que tendrán pronto noticias nuestras. En la Red no existe nadie anónimo
Recordamos que la libertad de expresión acaba cuando se hiere el honor de la persona.

lunes, 9 de abril de 2012

Semana Santa: visita de mi hermano Patxi

Este fin de Semana Santa, ha venido mi hermano, tal y como prometió en Agosto pasado.

Nos recibió un día muy gris, con frío.

Mi hermano es un enamorado de Valencia. Y, por cierto, está soltero, así que ya sabéis, mozas de España (jaja)








Como el jueves Santo tenía que cantar misa, no dio mucho de sí la tarde.

El viernes por la mañana, fuimos a la playa, para así desmontar el mito de que en Valencia hace un tiempo fantástico








Con un frío que pela, yo saltaba .













El sábado, después de descubrir que estaba viva, (había cantado la procesión de viernes santo de Sagunto y estaba molida), nos dirigimos a ver el acueducto romano de Chelva.

Malamente abrigados, subimos por un camino precioso.








Y, de pronto, sin previo aviso, el acueducto.

Y aquí os tengo que contar que tenía una fobia a caerme en cualquier altura. Y la vista del acueducto sobre el barranco hizo que me temblaran las piernas.









Pero, decidí curar la fobia, pasando por el acueducto, que gracias a un camino muy bueno, era perfectamente practicable.











Con un chute de adrenalina estupendo, seguimos por las galerías que abrieron los romanos para que fluyera el agua

















Este es el cortado que da nombre al acueducto: Acueducto de Peña Cortada. Un inmenso tajo en vertical, que deja pasmados a todos.
















Los túneles, los había más o menos bajos.




















Precioso el camino,y con mejor compañía













Mis hombres favoritos, en una de las galerías.












El tajo de Peña Cortada, impresionante.












Pasados los primeros túneles, los siguientes estaban inundados, con piedras más inestables que estables, para poder pasar.

















Había que hacer un esfuerzo, apoyándose en las paredes y haciendo variados equilibrios, para poder pasar.


















Yo, entre unas y otras, acabé con las zapatillas de trekking inundadas y los calcetines en idéntica situación.











Aquí estoy señalando el tajo.











El regreso hacia el acueducto, estaba yo pletórica. Tanto, que incluso me asomé a ver qué había en el fondo del precipicio.












Esto parece más de lo que es. Incluso parece que mi hijo estuviera en peligro. No es así, es un lugar completamente seguro (a no ser que estés borracho y vayas de lado a lado, claro)










Un sitio precioso, que cruzamos y nos dispusimos a ir a la base del acueducto.





























Un camino en ligera cuesta hacia abajo, entre vegetación.











Desde abajo, impresiona aún más esta obra







































De regreso, nos dirigimos al acueducto de Alcotas, este que ya puse un día en este blog, pensando que era el de verdad, y, que, un amable lector me corrigió.



























Todos los valientes excursionistas delante de tan antiguas piedras









Una vez visitado Chelva, nos fuimos a Alpuente, a comer. Y en Alpuente, de camino a el yacimiento de huellas de la Corcolilla, hay un acueducto medieval





































Acabamos el día viendo huellas de dinosaurios.












El domingo de Resurrección, lo dedicamos a comer en Sant Espèrit, en Gilet, un merendero en un convento de esta localidad. Un lugar al que todos habían pensado ir. De milagro, conseguimos mesa.

Y desde aquí, quisiera saber si alguien sabe cómo ir a la cruz del monte de Sant Espérit.





Por la tarde, excursión por los huertos.













Última foto con Patxi.













Para consolar a Rafa, nada mejor que ir al Gulliver.












Mi marido me dice que estoy muy mona con estos pantalones y esta camiseta, Y yo, pongo la foto.











Y ahora, a seguir.

Te esperamos, tío Patxi, en Agosto. Tenemos nuevas excursiones.

Un beso muy grande de tu hermana, de tu cuñado y de tu sobrino que te quiere enormemente

1 comentario:

Alhana dijo...

Bueno, bueno, vosotros sí que sabéis cómo pasarlo bien ¿eh? Menudos valientes, a buena hora me subo yo a un acueducto o paso por unos túneles tan estrechos... Me ha encantado la ruta de los acueductos romanos, no sabía que hubiera tantos y en tan buen estado.
Un beso.