El mundo en mis manos

Nuestra filosofía de vida, a través de este hermoso texto

La vida es un instante que pasa y no vuelve. Comienza con un fresco amanecer; y como un atardecer sereno se nos va. De nosotros depende que el sol de nuestra vida, cuando se despida del cielo llamado “historia”, coloreé con hermosos colores su despedida. Colores que sean los recuerdos bonitos que guarden de nosotros las personas que vivieron a nuestro lado.

Libro de visitas

Cumple de nuestro amor colombianito

Lilypie - Personal pictureLilypie Kids Birthday tickers

Nuestro tesoro llanerito está con nosotros

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

Nuestro aniversario de boda: El más feliz lo hemos celebrado con Rafa en Bogotá

Daisypath - Personal pictureDaisypath Anniversary tickers

Advertencia a los que insultan

Advertimos a todos los simpáticos anónimos que nos insultan, que investigaremos la IP de donde proceden los comentarios y que tendrán pronto noticias nuestras. En la Red no existe nadie anónimo
Recordamos que la libertad de expresión acaba cuando se hiere el honor de la persona.

jueves, 26 de julio de 2012

Descanso feliz


 Como sabéis, mi colchón había fenecido por su uso intenso durante 10 años.


Mi marido, amante de la comodidad, buscaba un colchón viscoelástico. Y, mirando por internet, encontró una tienda donde te los mandaban desde fábrica sin gastos de envío. El precio, muy razonable. La tienda está en Sevilla y se llama Netcolchón  
Este es el colchón executive.


Nos mandaron un correo electrónico diciéndonos cuando llegaba. Y, puntualmente, nos lo trajeron.


No venía enrollado, y mi ascensor es pequeñito. Tuvimos que subirlo a pulso. A Dios gracias, no pesa mucho.


Como véis, un colchón muy elegante. 


La sensación es parecida a cuando te tumbas en la arena de la playa. Se adapta a tu cuerpo. Más duro que blando, diría yo, y perfecto.


Ayer llamaron al móvil los de colchónnet, para preguntar cómo había llegado y qué tal iba. Perfecto



Esta mañana estaban de oferta, en el Lidl,  las almohadas viscoelásticas. Así, que hemos aprovechado y tenemos el paquete completo.





















Pipo, mi peluche, está encantado, como véis.


A descansarrrrrrrrrr















.



sábado, 21 de julio de 2012

En la playa, con bikini

Yo, a la playa, voy por Rafa, que se lo pasa pipa. El moreno que tengo es de pasear al perro toditos los días bajo un sol bastante impenitente.
Las zonas que llevo tapadas, pues me las destapo en la playa. Yo soy muy poco pudorosa, y aprovecho la playa, para que el sol me pegue en casi toda mi anatomía.
La playa es un lugar de simbiosis de cotilleo. Cotilleamos y nos cotillean. Yo busco cuerpos serranos tanto femeninos como masculinos, y critico alegremente a los paseantes. Imagino que lo mismo hacen conmigo, porque yo, cuerpo serrano, va a ser que no tengo a estas alturas del patio.


Pues eso; que a la playa, en bañador, bikini o en pelotas, mismamente.


En casa, cuando llega el verano, fuera sujetador, y vestir mínímamente o máximamente, claro, El truco es que no se te pegue el asiento al trasero cuando te sientas.  Lo de máximamente, lo digo, porque las faldas largas, los vuelos, dan fresquete bueno. Yo tengo un pantalón de esos moros, con mucho vuelo, y muy sutil de tela, y, oye, se está muy bien con él.


Alguna vez, alguna voz me ha dicho si yo me desnudo delante de mi hijo. Hombre, pase de modelos no hago. Pero en un triste correr, me da igual estar desnuda que vestida. Sin ir más lejos, esta semana mi marido ha ido a trabajar de noche, y claro, por la mañana yo tengo que vestirme en el comedor. Mi hijo, se ha fijado en...los brillantitos que tienen mis bragas (tengo culo gordo y llamar braguitas a lo que uso, es una mentira).
Muchas veces, como soy un despiste, me ve desnuda a la caza y captura de la toalla. Y ciertamente, le da exactamente lo mismo.


Lo de haberme puesto gorda, tiene la ventaja de que tengo más pechonalidad. Y claro, lo que se han de comer los gusanos, que lo aprovechen los cristianos. Ahora me pongo escotes para que suba mi autoestima y todo lo demás. Oye, que alguna ventaja tenía que tener esto.


Lo de los tacones, en verano, que sudo cual cochinita y se me hinchan los pies como butifarras, no me pido. Eso más para el otoño-invierno. Que quedo monísima enseñando lo que puedo, y ocultando las lorzas varias.


Para el monte, botas de montaña y ropa cómoda.


Y si fuera o fuese a una discoteca, a lo mejor me pintaba como una puerta y al descoloque.


Y para la iglesia, pues todo lo que sea por debajo de la rodilla. Y por arriba enseñar la pechonalidad, no viene a cuento.


Ayer, vi que se había montado un pollo porque el obispo de Solsona, había echado un rapapolvo a una chica que fue a confirmarse con una falda tipo braga. El buen obispo, con toda la razón del mundo, le dijo, que la falda, por la rodilla. Que la iglesia no es una discoteca, vamos a ver.


Que yo sepa, ningún recinto religioso de ninguna religión permite que la gente se aligere de ropa. Me acuerdo, en un Pekín Exprés, que echaron a todos, porque en un monasterio budista, uno de los concursantes se despidió de otra concursante con un beso casto en la mejilla..


Muchos templos budistas, la verdad, no conozco. Y mezquitas, por lo que yo sé, hay que ir cubierto.


En las iglesias, yo he visto niñas vestidas de prostitutas (minifalda-faja ajustada al máximo, escote y tacones). Y sin llegar a eso, shorts, faldas cortas cortas (que si se agacha se le ve el cuello, vamos) y escotes que peligraban el secreto de los sujetadores.


Igual es que la gente ha perdido el concepto de que en la iglesia uno va a rezar, o al menos muchos van a rezar. Y si vas a ver arte, pues guardas la compostura por respeto a la gente que está rezando.
La gente que dice que qué más da, pues les invitaría a que salieran en pelotas a la calle, que qué mas da también. Si el pecado está en el que mira....pues todos en pelotas. ¿A que no?


A fin de curso de catequesis, yo iba con un top, y luego, había misa y me quedé. Pues las señoras me criticaron por enseñar los hombros.
Esto, que ni al cura ni a mi nos pareció nada del otro jueves, es cierto que molestó a algunos. El tema de los hombros, es delicado. No comparto que sea indecente, pero está claro que algunos sí lo piensan.
Lo malo de las camisetas de tirantes es que suelen ir acompañadas de generoso escote.


Recuerdo cuando yo estaba en una ONG, que un musulmán me dijo que las cristianas andábamos provocando. Y cuando lo decía me miraba mi camiseta de tirantes, pegadita, y para mí, la mar de recatada.


Yo no digo que uno, por la calle, que vaya como le salga de las narices.El gusto es como los culos, cada uno tiene el suyo.


Pero cuando vamos a los sitios, nos adecuamos a ellos. Como dice el refrán: a donde fueres, haz lo que vieres

viernes, 13 de julio de 2012

El valor de la amistad

Estos días, estamos viviendo en un sueño.
Mi marido ha encontrado trabajo, gracias a una amiga de toda la vida, que se ha acordado de él, cuando, en su empresa ha habido una vacante.
Hizo su correspondiente entrevista de trabajo, y le han contratado.

Me hace reflexionar sobre la cantidad de amigos que, visto el patio, se alejaron y si te he visto, no me acuerdo. Realmente, hemos sabido quiénes son los amigos de verdad, y quiénes los parásitos, que sólo sabían aprovecharse de nosotros. Los amigos de verdad, sabemos que los tenemos para siempre. La amistad, al igual que el amor, se demuestra en los momentos duros.

¡Es curioso cómo cambian, de un día para otro, las cosas!

Cierto, que la crisis, amarga la existencia a la gente. Quieras que no, se te agría el carácter
También que empiezan a aflorar esos defectos que no pensabas que tenías: la envidia por alguien que sí tiene trabajo, o más dinero, o que puede comprarse cosas que tú no puedes. Por ejemplo, hace quince días, me gradué la vista, y resulta que he perdido vista de cerca y he ganado vista de lejos. Una súper oferta de Affelou, y la rabia que te da, no poder pagarlas.

Nuestro colchón, de diez años, que se hunde por todos lados, estábamos haciendo más cuentas que mi hijo en la escuela, para ver cómo comprarnos otro.

Y las noticias. Dejamos de verlas, porque sólo hablan de cosas malas. Que digo yo, que esto, precisamente, no anima a la gente a comprar. Últimamente, empiezan a hablar de otras cosas, aparte de la crisis. Que ya sabemos que hay, pero también que hay empresas que aún funcionan.

Pues ahora, ayer me fui a comprarme las  gafas: unas progresivas súper chulas para mí; otras progresivas super más chulas y de sol, para mí, y, unas de sol para Juan.

Estamos relajados, felices, viviendo en una nube.

Muchos sonreirán pensando que comprarse unas gafas y un colchón es una nimiedad. Pero para nosotros, que estábamos con el agua al cuello, es más que lo que se ha gastado la hermana de la princeza (con z) en su boda en Italia. Que yo con el oro no veo más.

lunes, 2 de julio de 2012

Fútbol: lo que ha conseguido que los españoles nos olvidemos de la crisis

Ante todo, he de decir que no soy muy futbolera. Básicamente, porque con tanto fútbol, acabo empachada. Ya se sabe, que lo poco agrada y lo mucho enfada.


De hecho, estoy por poner un altarcito al profe de gimnasia del cole de mi hijo, Jose Alberto, que propone muchas actividades entre las que no está el fútbol. Olé por él


Pero he de reconocer que esta Selección nos está dando las poquitas alegrías que aún nos da esta España nuestra, tan proclive a ser negativa, y a negarnos el pan y la sal.


Siempre estarán los cenizos que digan, que, con la que está cayendo, esto es excesivo. Pues no, a nadie le amarga un dulce. 


Lo que tiene el fútbol, es que, de pronto, todos somos españoles, nos sentimos orgullosos de serlo, vamos  con las banderas por ahí, pintados de rojo y amarillo. Estas cosas que antes nos parecían cosa de los guiris. Y cantamos lo que haya que cantar, ya que nuestro himno no tiene letra, hasta los gallegos se saben la de Manolo Escobar ¡qué viva España!, y nos ponemos todos la mar de contentos.


Yo no vi el partido ayer, porque prefiero los documentales, y la verdad mi hijo Rafa se mueve más que una manada de ladillas. Y claro, yo, que soy del gremio pacífico, me pone muy nerviosa. Y ya que no quiero aguarle la fiesta, mi marido y él estuvieron en plan hombres, viendo el fútbol. Bueno: mi marido al final acabó hartito  y alguna cosa fuera de tono ya le dijo. Ya se sabe, los nervios.


Yo me asomaba a los goles. De hecho, se puede perfectamente seguir los partidos, por los berridos del vecindario. Por ejemplo: el miércoles, me sentaron a cuernos los boquerones, y me pasé el partido en la cama, con un ardor de estómago de la pera. Pues no importa. me enteré de cine de los dimes y diretes del partido.


Ayer, cuando había gol, asomaba la cabeza y lo veía. Disfrute doble, porque estaba viendo unos docus sobre el cerebro superchulos (os lo recomiendo, se pueden ver online y se llaman: Pon a prueba tu cerebro).


Ya en el minuto 70 o así, acabados los documentales, me fui al comedor, y me senté. Pero ya todo estaba tranquilo, porque con 10 la cosa estaba más o menos cantada.


Me encanta oir los pitidos de los coches pasando por mi calle, los gritos, el postpartido, donde todos están la mar de contentos (Del Bosque, parece que no mucho, pero seguro que sí, jejej)


Por cierto, respecto a Carbonero. En este país ser guapa y competente, genera muchas envidias. Si se equivoca la Carbonero, le ponen verde. Si llega a ser un hombre, nada de nada. Nada, mucho machismo y mucha envidia.


En fin, que somos champiñones, y, que, por una noche, nos hemos olvidado de la crisis, del incendio, de los políticos y de los bancos. Somos champiñones, oé, oé, y más oé.


domingo, 1 de julio de 2012

Llegó el verano: santo de Juan y primer día de playa

 La semana pasada fue San Juan. Me di cuenta tarde y durante la misa estuve pensando qué hacer.

Y pensé en un merengue italiano, que se hace con almíbar fuerte.

Las proporciones son para estas 3 copas:
4 claras
50 grs de azúcar
Montamos




Aparte, ponemos en un cazo 200 grs de azúcar y 125 cc de agua, y hacemos un almíbar fuerte. Está cuando al sacar un tenedor, las gotitas se queden en él.

Echamos el amíbar poco a poco y batiendo y queda este merengue italiano, cremoso.
 Con las yemas, hice una crema pastelera que puse debajo de las copas.

Por encima, vainilla en polvo y sirope de chocolate.




Estaba muy bueno y se hizo en un plis plas





 De bienvenida al verano, ayer fuimos a la playa

 Rafa se lo pasó en grande como véis por las fotos

 Yo, como buena arañita tejedora, me llevé el punto
Y estas son las fotos del principio del verano, que ha llegado con un calorón intenso y con un desastre ecológico.


Desde aquí mis condolencias a los pueblos afectados por el incendio.