El mundo en mis manos

Nuestra filosofía de vida, a través de este hermoso texto

La vida es un instante que pasa y no vuelve. Comienza con un fresco amanecer; y como un atardecer sereno se nos va. De nosotros depende que el sol de nuestra vida, cuando se despida del cielo llamado “historia”, coloreé con hermosos colores su despedida. Colores que sean los recuerdos bonitos que guarden de nosotros las personas que vivieron a nuestro lado.

Libro de visitas

Cumple de nuestro amor colombianito

Lilypie - Personal pictureLilypie Kids Birthday tickers

Nuestro tesoro llanerito está con nosotros

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

Nuestro aniversario de boda: El más feliz lo hemos celebrado con Rafa en Bogotá

Daisypath - Personal pictureDaisypath Anniversary tickers

Advertencia a los que insultan

Advertimos a todos los simpáticos anónimos que nos insultan, que investigaremos la IP de donde proceden los comentarios y que tendrán pronto noticias nuestras. En la Red no existe nadie anónimo
Recordamos que la libertad de expresión acaba cuando se hiere el honor de la persona.

miércoles, 27 de julio de 2016

Vive deprisa, muere joven y dejarás un bonito cadáver

Esta frase viene a definir cómo son los niños de hoy en día.
Están sobresaturados de información. Muchos padres no saben que tanta información es nociva, y que hay que saber dosificarla.

Nos bombardean con sexo a todas horas,  y los niños, aún no tienen capacidad de diferenciación.
Pero, nos encontramos con que con 11 años tienen novia, se masturban, ven porno en su PSP, y dicen que quieren pasar su mayoría de edad en una casa de putas.
También nos encontramos con chiquillas que llegan borrachas a casa.

O sea, que todas estas cosas, que casi todo el mundo lo hemos hecho a una edad adolescente o en nuestra juventud, ahora lo hacen cuando aún son niños.

A los niños se les da un móvil y disponibilidad de usarlo todo el día. Con esto, toda la carga de imaginación que nosotros tuvimos que usar en juegos y actividad física, se malgasta. Los niños se acostumbran al dicho y hecho. Han perdido la capacidad de paciencia.

Los padres se creen que son muy guays dándoles a los críos todo mascadito, sin que se tengan que esforzar. Y no es así. Los padres estamos para educar, y como tenemos una experiencia, debemos de saber dosificar la información que llega a nuestros hijos. E Internet, todo el mundo lo sabe, es Dios y el Diablo a la vez. Y por eso hay que tener un control.

El sexo: se le da tanta importancia, que desde enanos, se piensan que uno puede estar todo el día practicándolo. Y como yo le he dicho a mi hijo: el pene no va a pilas. Igual que uno no se cree las pelis fantasiosas, tampoco hay que creerse todo lo que dicen en la tele.

Otra cosa: Yo flipé en colores cuando el otro día, viendo un programa de cocina, mi hijo, al ver dos hombres dijo: ¿Son gays?

Ahora, un programa de tele en el que no haya un gay no es un programa. Se ha pasado de discriminarlos a estar hasta en la sopa. Y se da una falsa idea de que son mayoría los gays. Pues, malamente iría el mundo, porque no podríamos reproducirnos.
Una cosa es respetarlos, que los respeto. Otra cosa, que sean mayoría, que es mentira.

Ahora se pasa de ser infantil a ser adolescente sin pasar por la época de la niñez en que jugábamos a la goma, o a carreras o a peleas, y con cualquier cosa hacíamos un juguete y nos divertíamos. Actualmente, si a un niño le dejas sin tele ni ordenador ni wii, no sabe qué hacer.

El cerebro de los niños es como un ordenador. Necesita información. Se alimenta de experiencias y de imaginación. Si no se usa, como todo en esta vida, se oxida. Y eso les pasa: no usan la imaginación, y cuando hay un problema, se ahogan en un vaso de agua si no sale a la primera.

Obviamente, a pesar de que su comportamiento pueda ser de adulto, no dejan de ser niños. Por mucha novia, mucho porno, o mucho alcohol que les des. Y luego, vienen los lloros y las lágrimas. Tanto por parte de los padres como por parte de los niños.

Ciertamente se ha pasado de un control asfixiante a veces por parte de los padres, a una dejadez disfrazada de libertad, que es lo que pasa ahora.
Se ha pasado de no tener ninguna información sobre sexo, a tenerlo hasta en la sopa y sin dosificar.
Se ha pasado de ridiculizar a los homosexuales:(maricón el último) a ponerlos en un pedestal. Hasta tal punto que mi hijo me ha dicho si todos los gays son buenos. Y, obviamente mi contestación ha sido: los hay buenos, y los hay hijos de puta, como en todo ser humano.
Se ha pasado de tener una tele, a tener tele, ordenador, psp, móvil, y también reloj último modelo que hasta te da los buenos días. Todo rapidito, que tenemos mucha prisa.

Si, los niños quieren vivir deprisa para después ser bonitos cadáveres. Cuando has pasado por todas las experiencias ¿Qué queda? Un bonito cadáver