El mundo en mis manos

Nuestra filosofía de vida, a través de este hermoso texto

La vida es un instante que pasa y no vuelve. Comienza con un fresco amanecer; y como un atardecer sereno se nos va. De nosotros depende que el sol de nuestra vida, cuando se despida del cielo llamado “historia”, coloreé con hermosos colores su despedida. Colores que sean los recuerdos bonitos que guarden de nosotros las personas que vivieron a nuestro lado.

Libro de visitas

Cumple de nuestro amor colombianito

Lilypie - Personal pictureLilypie Kids Birthday tickers

Nuestro tesoro llanerito está con nosotros

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

Nuestro aniversario de boda: El más feliz lo hemos celebrado con Rafa en Bogotá

Daisypath - Personal pictureDaisypath Anniversary tickers

Advertencia a los que insultan

Advertimos a todos los simpáticos anónimos que nos insultan, que investigaremos la IP de donde proceden los comentarios y que tendrán pronto noticias nuestras. En la Red no existe nadie anónimo
Recordamos que la libertad de expresión acaba cuando se hiere el honor de la persona.

jueves, 8 de junio de 2017

El valor de la información.

En todas las circunstancias de la vida, antes de opinar hay que informarse. Y últimamente, el atrevimiento de la ignorancia va a más. O sea, se dice que la ignorancia es muy atrevida. Y también, por propia experiencia, que es más gritona.

Yo, seré porque no me fío mucho de la objetividad de la televisión, pero ciertas noticias las cojo con puntillas.  Sé que la sexta  y antena 3 es de izquierdas, antiiglesia y que no hay que darles mucha credibilidad cuando hablan de la Iglesia. La primera, en esta legislatura, es de derechas. No hay que darle mucha credibilidad si hablan del Gobierno y sus chanchullos. Telecinco, y la cuatro, andan a medio camino, y me parecen las más fiables.

Lo mejor es ver la misma noticia en diferentes versiones. Se hace la media y te enteras de lo que pasa.

Lo malo es que el sensacionalismo vende más. V. gratia: el otro día, paseando, hablando de las corruptelas varias, una conocida me dice: Sí, cuando vino el Papa nazi ese. Y yo¿nazi? toda mosqueada. Y me dice: Es una opinión. Y yo pensé: bueno, tu padre es un hijo de puta, también es una opinión, claro.
¿Qué hice al llegar a casa? Mirar la biografía de Benedicto XVI. No en una página católica, que seguro que barren para casa, sino en la wikipedia. Y me entero de lo que sospechaba: que fue afiliado por narices. Y que, lógicamente fue a la guerra obligado.

Hay más ejemplos de lo que hace la desinformación. La leyenda negra española sobre la Inquisición es obra de los ingleses, empeñados en desprestigiarnos.  Tanta leyenda negra hay en España como en Inglaterra, pero los ingleses se han ido de rositas. Sólo recordar que a Miguel Servet, el descubridor de la circulación de la sangre, lo quemaron los ingleses. Por no hablar, al otro lado del charco, de la quema de brujas de Salem.

Como las  pelis las hacen los americanos, se ve a los españoles como lo peor de lo peor. Siempre sale un gilipollas hablando del genocidio indígena y demás tonterías. Teniendo en cuenta que la viruela mató a más indígenas que los propios españoles, me vas a explicar. Y curiosamente, hay muchos indígenas sudamericanos. Yo los veo por estas calles de España. Hace poco me enteré, en un  programa de calleja, que son tan bajitos porque así el corazón no tiene que realizar un gran esfuerzo en las latitudes de donde son.
Pero claro, los americanos no dicen nada del genocicio indio que sí hicieron. ¿Cuántos indios vemos? Alguno gordo y borracho y nada más. Eso sí que es exterminio.

Pero en España, hablar mal de la gente es ya un oficio no remunerado. Se habla de la gente con una facilidad asombrosa.
El otro día, nos invitaron a unas tapas en la casa de una amiga. Y oigo: Este cura de Faura es muy moderno: le gustan los toros. Yo me acerco, asombrada (no sé que tiene que ver que le gusten a uno los toros con ser moderno o no), Y al cabo de un rato, dice: le gusta pimplar (en valenciano beber alcohol).Yo, que tenía una cerveza en la mano, le dije: a mí también.
Ayer vi al sacerdote y le dije: me han dicho que te gusta beber. Y me dice: no, no bebo apenas.
Yo lo sospechaba, porque tiene un problema digestivo que hace que coma como un pajarito.
Pero, claro, la noticia no es si tiene un problema digestivo, sino que le guste beber.

Una cosa diferente es el que quiere aparentar que sabe mucho para figurar. Son los alternativos, los que escuchan música extraña, que no gusta a nadie. Pero ellos son los entendidos. (y luego en casa tienen música normal, claro). Son también los que ven un zuruño de escultura y hacen aspavientos comentando el significado profundo del interfecto trasto. Y claro, miran por encima del hombro al resto de los mortales, que no entendemos nada de arte.
Una cosa que sé, es que tengo más cultura por la cantidad de libros que he leído, que por haber ido a la Universidad. Pero el ir a la Universidad, me da la capacidad de que nadie dude de que tengo cultura. Con lo cual, hay cosas que me gustan y cosas que no.Tanto si son populares como si dejan de serlo.

Y llego a una palabra que hemos inventado un grupo de gente: el hippypijo. Son esta gente alternativa del pañuelo palestino y ropa amplia. Ropa amplia que no se han comprado en el mercadillo, claro, sino en tiendas de lujo.
Son los que no se casan por la Iglesia, claro, sino que alquilan una masía que vale un pastizal, contratan un catering de lujo y ya está la boda organizada.
Oye: yo me casé por la Iglesia y no me gasté una pasta, que conste. Pero esta gente va de alternativa, mucha alternativa. Y son igual de capitalistas que el resto, pero maquillados para dar el pego.

A mi no me la cuelan que ya se sabe, que el diablo sabe más por viejo que por diablo.

viernes, 24 de febrero de 2017

para el amor no hace falta ropa

A nosotros nos encanta un programa en el que un entrenador hace que la gente pierda peso. Así nos damos cuenta que los norteamericanos no saben comer: aparte de pizza, hamburguesas, comida tex mex, perritos y dulces muy dulces, no saben hacer nada.

En los anuncios hice una estadística:

De 5 anuncios, 4 eran de sexo: un gel que hace que tengas el orgasmo del año; unos preservativos mágicos que ni se nota que los llevas puestos, una página de encuentros sexuales, y un programa que se llama "Desnúdame"

En este programa se dice: Para el amor no hace falta ropa.

Y en eso llevan razón. Porque el amor es algo más que el sexo.

No conozco ninguna pareja o matrimonio que se hayan separado por no funcionar en la cama.

El amor es algo para lo cual no importa la apariencia. Yo, cuando me casé, pesaba 47 kilos, estaba hecha un pivón. Ahora tengo papada, tengo más kilos y alguna arruga.  Pero mi marido me sigue queriendo. Porque la apariencia no es el amor.

El amor está dentro de cada uno. El sexo sin amor nos iguala a los animales. Todos los animales fornican. No hace falta tener un doctorado para practicar el sexo. Pero si hace falta mucho tiempo para el día a día. Hay que dedicarle su tiempo, como un plato de cocina de los de antes. Los ingredientes: mucho humor, mucha comprensión, mucha empatía, mucho cariño, mucha generosidad, mucha entrega y un poco de sexo.

En la tele nos dan a entender que el sexo es lo más importante. Y claro, se da una imagen falsa de lo que es el sexo. Como le dije yo  a mi hijo : el pene no va a pilas. Y también le expliqué que el acto sexual no dura horas. Tampoco es el aquí te pillo, aquí te mato, Pero se le da demasiada importancia a algo que realmente no lo tiene.
Para mi el sexo es el 5% de mi matrimonio.

Es indignante que a horas en que los menores están viendo la tele, salgan anuncios de preservativos y se anuncie el programita repugnante de "Desnúdame".

Y, por supuesto, que se identifique sexo con amor, es mentira. Porque entonces, mi perro está permanentemente enamorado. 

miércoles, 11 de enero de 2017

¡Socorro, que nos vamos a morir!

Esta entrada tan aconcojada viene a cuento de la cantidad de información que nos viene por parte de la televisión, internet o gente que lo comenta sobre las cosas tan peligrosas que nos pueden pasar.

La famosa Gripe A. Nos dijeron que poco más o menos, si la cogíamos, moriríamos. Y compraron tropecientas vacunas.
Mi marido, ese mismo año, tuvo Gripe A. Y ciertamente, la prefirió a la Gripe B o C. Pensó que era un catarro, y no, era gripe A. Y mi hijo, para ser solidario, también ha cogido la Gripe A. Y está pelín cansado y con dolor de barriga, pero nada del otro jueves. Ni comparar con la gripe que te deja hecha polvo y tosiendo por todos los lados (si es que se puede, que se intenta).
La gripe es mortal para la gente que tiene las defensas bajas: bebés y abuelos, básicamente.

Otro peligro muy muy peligroso: la panga. Es un pescado a precio decente que en mi casa se come mucho. Y llevan tiempo diciendo que el bicho vive entre mugre y demás cosas. Y yo sé, por propia sabiduría, que a los veces de piscicultura no les dan precisamente manjares propios de cada especie. Y también sé que los pescados de mar, tienen sus cosas, y no precisamente buenas. Pero claro, como la panga es barata y viene de fuera, toca asustar a a la gente. Si el pescado no aumentara de precio desde que el pescador lo vende a la Lonja hasta que llega a la pescadería o al súper, otro gallo nos cantaría. Pero ahora, comprar pescado consiste en llevar la Visa de oro.

Nos asustan mucho con el cambio de clima. El clima de la Tierra lleva cambiando desde el origen de la Tierra. De hecho, cuando yo estudiaba, no se sabía en qué parte del interglaciar estábamos. Ahora se sabe que estamos al principio y que, con hombres o sin hombres, el clima cambiaría. Cierto que el ser humano ha acelerado el proceso. Pero venir, tendría que llegar: nos guste o nos disguste.
Con el cambio climático, lógicamente, ciertas especies de animales desaparecen. Igual que siempre. Si no, que se lo cuenten a los dinosaurios.
Con esto no quiero decir ¡Dios me libre! que el ser humano tenga que campar por la Naturaleza destruyéndola. Dios nos dio la Tierra para cuidarla, no para arruinarla.
Lo del clima es curioso. Dijero que iba a ser un otoño muy seco en el Mediterráneo. Y poco más y salimos en zodiac.
El tiempo, es complicado tratar de acertar porque las condiciones varían. Un lapso de más de una semana y ya no es fiable.

Las famosas verduras Eco. Que valen una pasta gansa y que tampoco garantizan que vayas a vivir mejor. Lo cierto es que tienen mucho más sabor y comérselas es una gozada. Yo como aguacates del huerto de un conocido y saben a gloria. Eso sí: no son eco ni nada de eso. Lo cierto es que la verdura del tiempo sabe mejor que lo que no es. Lo mismo para las frutas. Si queremos comer naranjas en Agosto, pues serán de cámara y no sabrán a nada.

Los productos panaceas: La Soja, el Alóe...Nada existe en la Tierra que valga para todo. Y no hay alimentos mágicos.

La lactosa: cuando fuimos a Colombia, nos asombramos de que hubiera tanta leche sin lactosa. Luego me enteré que la gente con componente indígena era intolerable a la lactosa. Igual que los asiáticos.
Pero los occidentales no lo somos, porque hace miles de años, cambió un gen y nos hizo que pudiéramos tolerarla. Eso sí: si alguien deja de tomar leche con lactosa, luego vendrán los problemas, porque dejará de tolerarla.

El azúcar. siempre tan condenado. Y se prefiere la sacarina, que es petróleo. Hombre, si te vas a tomar el bote de azúcar pues, seguro que es dañino. Como decían los griegos: Todo en su medida. Hasta el agua puede ser mala si te la tomas a litros.

Y ahora nos ha llegado el fantasma de Trump. Que es un gilipollas, ya se ve. Pero que de lo que dijo a lo que puede hacer hay un abismo, eso también lo es. Y de hecho, ya empieza el cambio y donde dijo digo ahora dice diego.

En fin, que a mí, lo que realmente me asusta es morirme. Pero como no voy a poder evitarlo, mientras dejaré de asustarme