El mundo en mis manos

Nuestra filosofía de vida, a través de este hermoso texto

La vida es un instante que pasa y no vuelve. Comienza con un fresco amanecer; y como un atardecer sereno se nos va. De nosotros depende que el sol de nuestra vida, cuando se despida del cielo llamado “historia”, coloreé con hermosos colores su despedida. Colores que sean los recuerdos bonitos que guarden de nosotros las personas que vivieron a nuestro lado.

Libro de visitas

Cumple de nuestro amor colombianito

Lilypie - Personal pictureLilypie Kids Birthday tickers

Nuestro tesoro llanerito está con nosotros

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

Nuestro aniversario de boda: El más feliz lo hemos celebrado con Rafa en Bogotá

Daisypath - Personal pictureDaisypath Anniversary tickers

Advertencia a los que insultan

Advertimos a todos los simpáticos anónimos que nos insultan, que investigaremos la IP de donde proceden los comentarios y que tendrán pronto noticias nuestras. En la Red no existe nadie anónimo
Recordamos que la libertad de expresión acaba cuando se hiere el honor de la persona.

sábado, 30 de agosto de 2008

Verduras camufladas: pizza de jamón y chorizo, tortilla paisana y gigi con verduras

Estos días son de verdura camuflada.

Ayer por la mañana hice una tortilla pai
sana. Le metí espinacas, espárragos verdes, zanahoria y judía verde.



Por la noche, hice esta pizza. Lo verde son o
tro montón de espárragos verdes troceados.






La pizza lleva:

Salsa napolitana (ya hecha, de bote)

Queso en lonchas curado
Jamón york en taquitos

Espárragos verdes troceados (de venta en Mercadona)
Tomate en rodajitas

Queso emmental rallado




Los gigi son un tipo de pasta que tiene forma de trompeta. Como no sé italiano me imagino que ese es el significado.

Pochamos un poco de cebolla finita, junto con zanahoria finita, añadimos un par de rodajas de chorizo finitos, sofreímos y añadimos los consabidos espárragos (dan mucho juego). Con todo esto hacemos una bechamel.



A medio cocer, le añadimos unos taquitos de jamón muy picaditos. Salamos y ponemos orégano, perejil y un poco de nuez moscada.

Cocemos los gigi. Salseamos y cubrimos con queso rallado. Gratinamos.
Listo

Os cuento que esta semana ha sido relativamente tranquila menos el día que hice pescado.

Hice un bacalao en salsa negra con langostinos, y Rafa se cerró en banda. Cuando pone unos ojos neutros, sabes que no hay nada que hacer. Y claro, se fue castigado al dormitorio.
A media tarde, dijo que quería comer. Y le calenté el pescado. Nada de nada. Otra vez al dormitorio.
A eso de las 6 de la tarde, dice que sí quiere comer. Y tres cuartos de lo mismo, después de estar media hora con el santo pescado. Ya no pude m
ás, y le aticé dos palmadas en el culo y al dormitorio.
Saqué yo a la perra, y mi marido le duchó. Juan le preguntaba si al día siguiente iba a comer pescado y él decía que no.
Llego yo de sacar al perro y Rafa seguía berreando. Tiro por la de enmedio y le quito sus juguetes. Al cabo de un rato, decidimos ir los dos a explicarle las cosas: Los niños buenos tienen regalos y premios, y los niños malos nada de nada.

Llega el día siguiente, jueves, día que teníamos que ir al Lidl a comprar cosas para él. Se levanta y ya dice que se quiere ir al dormitorio. No quería comerse el pescado.
Mi marido estaba ya al borde del cabreo inmenso. Llego yo, y hago como que llamo por el móvil al hospital, para que le pongan con aguja gorda una inyección de pescado. El móvil estaba apagado, pero daba igual. A la vista de esto, se decide a comer. Y un cuarto de hora más tarde, por fin acaba de comérselo.
Luego, claro, tenía más hambre que el perro de un señorito, y se puso a tragar todo lo que tenía a mano.
Es increíble lo cabezón que puede ser, porque hambre tenía pero podía más su testarudez.

El resto de la semana no ha dado problemas, claro está, porque no había pescado


Veremos la semana que viene, donde pondré bricks de salmón y queso, mucho queso

2 comentarios:

mari dijo...

ay ay que niño más cabezón tenéis... bueno si no le gusta mucho la verdura o por cabezonería no quiere comerla, una buena forma de camuflarla es en la tortilla de patatas. Le puedes añadir además de patata y cebolla, calabazín o berenjena o las dos cosas, verás lo rico que queda y fijo que ni lo nota. También le puedes añadir algunas acelgas.

Y has probado a darle también la verdura en puré?

Ines dijo...

Caramba que pinta mas buena tiene todo, yo hago pizzas caseras y salen muy ricas, cuando me toque a ver que tal con la verdura. jejeje.

Lo de los niños con la comida es tremendo, sobre todo con el pescado , pero has hecho muy bien.

Oye te voy a copiar con tu permiso las recetas.