El mundo en mis manos

Nuestra filosofía de vida, a través de este hermoso texto

La vida es un instante que pasa y no vuelve. Comienza con un fresco amanecer; y como un atardecer sereno se nos va. De nosotros depende que el sol de nuestra vida, cuando se despida del cielo llamado “historia”, coloreé con hermosos colores su despedida. Colores que sean los recuerdos bonitos que guarden de nosotros las personas que vivieron a nuestro lado.

Libro de visitas

Cumple de nuestro amor colombianito

Lilypie - Personal pictureLilypie Kids Birthday tickers

Nuestro tesoro llanerito está con nosotros

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

Nuestro aniversario de boda: El más feliz lo hemos celebrado con Rafa en Bogotá

Daisypath - Personal pictureDaisypath Anniversary tickers

Advertencia a los que insultan

Advertimos a todos los simpáticos anónimos que nos insultan, que investigaremos la IP de donde proceden los comentarios y que tendrán pronto noticias nuestras. En la Red no existe nadie anónimo
Recordamos que la libertad de expresión acaba cuando se hiere el honor de la persona.

miércoles, 31 de marzo de 2010

Semana Santa III y final: últimos momentos de la vida de Jesús

Hoy voy a hablar de los últimos momentos en la vida de Jesús.

Los Evangelios son los que más pistas nos dan. Difieren sobre el día que fue la Última Cena, pero el que tiene más probabilidades de ser es el de San Juan, que lo situa en viernes.

El que fuera en viernes explica el desarrollo de los acontecimientos posteriores.

Los judíos el Sabbat no pueden trabajar. Por eso, todas las labores tienen que estar acabadas el viernes.

Jesús hizo la cena pascual del viernes. Sabía que le iban a matar. Esto, supuso, como es lógico una angustia interior intensa.
El prendimiento y la tortura que vino después, minaron aún más su resistencia física.


He de decir que los Evangelios cargan las tintas sobre los judíos, exculpando a los romanos y particularmente a Pilatos.
Pero no fue así. Pilatos era un asesino cruel y sanguinario, que crucificó a miles y que, más tarde, debido a las innumerables quejas, fue cesado de sus funciones.

Barrabás: todos los indicios parecen indicar que era un zelota. Los zelotas eran una facción judía partidaria de usar la violencia para echar a los romanos. Era, para que nos entendamos, un revolucionario, un guerrillero. Por eso tiene el cariño de la gente.

La crucifixión era un castigo cruel. Los crucificados tenían una muerte lenta, por asfixia.

Empezaba la tortura llevando el palo vertical hasta el patíbulo. Jesús estaba agotado, y por eso se cayó varias veces y tuvieron que pedir ayuda a una persona que pasaba por allí.

Ahora tenemos el problema del tiempo, que se agotaba. No había tiempo para que los condenados se asfixiaran, puesto que se acercaba el sábado y ese día no se podía hacer absolutamente nada.

Jesús murió pronto, por la acumulación de daños (estrés, anemia, etc etc).
A sus dos compañeros, hubo que partirles las piernas para que murieran.

Aparece una persona, que dice que tiene una tumba en la que nadie ha estado. Los judíos eran terriblemente celosos con el tema de la pureza. La muerte era contaminación y nadie quería ir contaminado al sabbat (había que hacer prolijas tareas para descontaminarse).
Nos encontramos a Jesús depositado en la tumba.

Pasa el Sabbat

Llega el domingo, y las mujeres van con unguentos para amortajar el cadáver y evitar olores varios.
Y hasta aquí puedo contar. El resto es Fe.

Domingo: Dies Domini. El día del Señor. Es el primer día de la Semana para los judíos. Y se celebra la Resurrección de Cristo. Durante mucho tiempo, los judíos nazarenos celebraban tanto el sabbat como el domingo. A partir de la expulsión de los nazarenos de las sinagogas, es cuando se va abandonando el sabbat para sólo quedarse el domingo.
Que curiosamente, para nosotros es el último día de la semana, y para los anglosajones, el primero

Una cosa curiosa es que os habréis encontrado muchas imágenes pictóricas en las que aparece Jesús Crucificado con calaveras y huesos a sus pies: Son los de Adán y Eva, en representación de la Humanidad redimida por Jesucristo.