El mundo en mis manos

Nuestra filosofía de vida, a través de este hermoso texto

La vida es un instante que pasa y no vuelve. Comienza con un fresco amanecer; y como un atardecer sereno se nos va. De nosotros depende que el sol de nuestra vida, cuando se despida del cielo llamado “historia”, coloreé con hermosos colores su despedida. Colores que sean los recuerdos bonitos que guarden de nosotros las personas que vivieron a nuestro lado.

Libro de visitas

Cumple de nuestro amor colombianito

Lilypie - Personal pictureLilypie Kids Birthday tickers

Nuestro tesoro llanerito está con nosotros

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

Nuestro aniversario de boda: El más feliz lo hemos celebrado con Rafa en Bogotá

Daisypath - Personal pictureDaisypath Anniversary tickers

Advertencia a los que insultan

Advertimos a todos los simpáticos anónimos que nos insultan, que investigaremos la IP de donde proceden los comentarios y que tendrán pronto noticias nuestras. En la Red no existe nadie anónimo
Recordamos que la libertad de expresión acaba cuando se hiere el honor de la persona.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Día de poniente y mala leche

Ya hace tiempo hice una entrada sobre el efecto Foehn, cuya mayor consecuencia son vientos recalentados.

Y aparte de recalentados, que es lo de menos, llenitos de iones positivos. Y resulta que estos iones de positivos tienen poco. Precisamente producen una mala leche, y lo que ayer no te importaba, hoy le das efecto apocalíptico.

En el Norte es el viento Sur. En el Este, el de Poniente, que te poniente el cuerpo muy muy malito.

Añadimos que en el pueblo de al lado (o sea, de muy al lado, porque está a 25 mts mal contados) han tirado petardos tipo bomba, espaciados, para joder, hasta la 1'30 de la mañana y que ha habido despertà (consistente en ir tirando petardos por la calle para despertar, claro) a las 7'30 de la mañana de hoy (que el viento ha rolado a Norte y ya no hay iones pero sigue la mala leche), imaginaros cómo me he levantado hoy.

Resacosa de la depre de ayer, y con más sueño que un perro pequeño. Se han juntado los iones con las ganas de comer, y vamos, hoy estoy como para que me toque alguien los ovarios y verá que risa.

Hoy no estoy para nadie.

He dicho